Gobierno de Oaxaca gasta más en autos que en universidades


La Secretaría de Administración gastó más de 236 millones de pesos para la adquisición 375 vehículos.

Este monto erogado apenas en agosto pasado supera lo destinado anualmente a 15 universidades públicas de la entidad.

De acuerdo con la notificación del fallo de la licitación pública nacional número LPN-SA--Sa-0016-07/2018 relativa a la Contratación del Servicio Integral de Flotilla Vehícular, esta dependencia pagó 236 millones 68 mil 862 pesos a la empresa Integra Arrenda S.A de C.V por la adquisición de 375 vehículos.

La documentación explica que la Secretaría de Administración del Gobierno del Estado adquirió 24 camionetas tipo SUV 7 pasajeros; 60 vehículos tipo SUV 5 pasajeros; 207 autos tipo Sedan; 21 camionetas tipo Pick up doble cabina y 63 cabina sencilla.

La suma que las autoridades gastaron por este concepto rebasa lo asignado a 15 instituciones de educación superior de Oaxaca.

De acuerdo con el Presupuestos de Egresos 2018 de la Secretaría de Finanzas, el Instituto Tecnológico Superior de San Miguel el Grande tiene autorizados 25 millones 116 mil pesos; el Instituto Tecnológico Superior de Teposcolula 25 millones 673 mil; la Universidad Tecnológica de los Valles Centrales cuenta apenas con 35 millones 876 mil pesos y la Universidad Tecnológica de la Sierra Sur con 12 millones 439 mil pesos.

Sumando todo este recurso, el gasto en estas universidades ocupa apenas el 41% de lo asignado a la adquisición de vehículos para el uso de funcionarios.

Ni la Universidad del Mar (Umar); la Universidad Tecnológica de la Mixteca (UTM) o el Colegio Superior para la Educación Integral Intercultural de Oaxaca (CSEIIO), que son las instituciones que más recurso reciben después de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), manejan una cifra similar a la que la Secretaría de Administración destinó para el gasto en autos y camionetas.

Según el Presupuesto de Egresos, la UMAR dispone de 177 millones 994 mil pesos, la UTM de 153 millones 520 mil pesos y el CSEIIO de 127 millones 154 mil pesos; es decir, ocupan el 53%, 75% y el 65%, respectivamente, de lo que el Gobierno gasta en uso de vehículos.

El Colegio Superior para la Educación Integral Intercultural de Oaxaca; Novauniversitas; la Universidad de Chalcatongo; de la Cañada; de la Costa; de la Sierra Juárez; de la Sierra Sur; del Papaloapan y del Istmo son otras de las instituciones de educación superior que reciben menos del rubro en contexto, con un presupuesto mínimo de 15 mdp y máximo de 85 mdp.

Gozan particulares vehículos oficiales

La legislación estatal no especifica quienes son las autoridades que pueden hacer uso de un vehículo oficial, tampoco aborda en qué días ni horarios, como sí refiere la función de los mismos.

A pesar de que el Reglamento para Regular el Uso de los Bienes Muebles en el Estado de Oaxaca limita la utilización de vehículos oficiales para cumplir funciones exclusivamente gubernamentales, se ha hallado a servidores públicos dándoles un uso distinto, fuera de sus horarios de trabajo o en condiciones indebidas, ha señalado el integrante del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, Adán Córdova Trujillo.

"Hemos sabido de algunos casos en donde hay accidentes o incidentes con vehículos particulares" menciona.

De acuerdo con la legislación, los vehículos y accesorios de transporte públicos deben ser destinados exclusivamente para uso oficial y solo pueden ser conducidos por los servidores públicos que hayan firmado un acta de resguardo.

"Normalmente es el Director de Administración o Jefe de Recursos Materiales quien asigna los vehículos a los servidores. No hay una norma que hable de horarios o días. Es facultad de los Secretarios, también, supervisar y hacer buen uso de estos recursos" señala Córdova Trujillo.

El reglamento establece también la prohibición de transportar en los vehículos a personas que no estén cumpliendo asuntos de carácter oficial, así como destinarlo a servicios particulares.

"Está en el libre albedrío de los servidores públicos hacer un uso responsable de los vehículos. Es cuestión de su responsabilidad, ética e integridad y hasta de su moral decidir si utilizan el auto un viernes después de las 5 de la tarde, si se lo quedan dos días o más, o si se van de vacaciones o de fiesta", explica.

Comentarios