Helicopterazo revienta sesión en el Congreso de Oaxaca


Seis horas con cuarenta minutos tardó la fracción parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para reventar la sesión ordinaria del Congreso, a fin de que sus homólogos del Partido de la Revolución Democrática (PRD), no exigieran desde la tribuna camaral una investigación imparcial, objetiva y seria del accidente en el que viajaba el secretario de gobernación Alfonso Navarrete Prida y el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, ocurrido el pasado 16 de febrero en Jamiltepec.

Durante esos 400 minutos la única discusión entre la fracción del PRI con las otras fracciones parlamentarias fue si se aceptaba o no incluir la propuesta de punto de acuerdo en la orden del día o no. Lógicamente la coordinadora priísta, María de las Nieves García Fernández, era tajante: ¡no! Aunque los perredistas Carol Antonio Altamirano y Tomás Basaldú Gutiérrez insistían en el ¡sí!

Las reuniones se hicieron incesantes, mientras el presidente de la mesa directiva, Jesús Romero López, desde las 14:00 hora, exhortaba a los integrantes de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) a iniciar la sesión. “Si no bajan al salón es su problema, yo ya voy para allá a instalar la sesión con quienes estén”, desafió pero nadie respondió al llamado y si se le pidió esperar un poco más para alcanzar un acuerdo.

A las 17:05 horas los diputados del PRD se encaminaron al salón del pleno. En las escalinatas de acceso, el coordinador perredista, Altamirano Toledo, comentó en voz alta: “ya venimos porque ya acabamos de negociar, ya hubo arreglo, porque nosotros somos los responsables de que no empiece la sesión”, en respuesta a los comentarios que lo señalaban como el negociador ante el PRI.

¿Negociar?

-“¿Negociar, a poco podrás? No, no, no creo”, expresó entre risas, medio en serio y medio en broma, su compañero Toribio Sánchez López, quien caminaba a su lado junto con Eva Diego y Tomás Basaldú.

Después de 20 minutos arribaron algunos diputados del PRI, el panista Juan Mendoza Reyes, algunos de Morena y el legislador del Partido Unidad Popular, Miguel Bernardi Aquino.

Un breve tiempo se aprovechó para entrevistas e intercambio de bromas y a las 17:35 horas, el presidente de la mesa, Romero López, hizo sonar la campañilla y ordenó el pase de lista. El oficial mayor Igmar Francisco Medina Matus auxiliaba a los secretarios.

-“¿Hay quórum señora secretaria?” Cuestionó como de costumbre el presidente de la mesa, pero ella dudó.

La secretaria Silvia Flores Peña, de filiación perredista, volteó a ver al oficial mayor y éste le entregó la tarjeta con el número de los diputados presentes.

-“No hay quórum, señor presidente”. En las curules permanecían 21 diputados de 42 que integran la legislatura. No había mayoría simple, es decir uno más del 50 por ciento.

Entonces Romero López ordenó la suspensión de la sesión ordinaria, por falta de quórum, y citó para la próxima semana.

-“¡Diputado, diputado, mi asistencia!” Gritó el diputado por Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), León Leonardo Lucas, justo cuando el sonido metálico de la campana indicaba el fin de la sesión que no se logró.

-“Diputado presidente exijo que se verifique otra vez la asistencia”, demandó el perredista Tomás Basaldú Gutiérrez.

-“Ya se verificó, no hay quórum”.

-“Usted la otra ves vino y decretó la suspensión de la sesión, ahora exijo que se verifique el pase de lista porque sí hay quórum, somos 22 diputados presentes”. Insistió el perredista ya de pie.

-La secretaria es de su partido y expresión política; ella fue la que contó, -aunque en realidad solo leyó la tarjeta que le ofreció el oficial mayor-, reclámele a ella.

Desde su lugar en el podio Romero López reprochó a sus compañeros legisladores que por acuerdos y negociaciones de último momento, no sea posible iniciar las sesiones del Congreso a la hora que se cita: las 11:00 horas.

El intercambio de acusaciones continuaba aún en la sala, cuando con sigilo el oficial mayor abandonó el recinto, con la satisfacción de haber cumplido su cometido.

-“Es que sí hay quórum”.


-Pues dígaselo a su compañera de partido, porque ella fue la que contó a los diputados presentes, -aunque en realidad nunca lo hizo-, y ella fue la que afirmó que solo había 21 diputados presentes.

Comentarios