Acecha frío a 644 mil oaxaqueños


Los frentes fríos que han afectada a la entidad oaxaqueña representan un riesgo para 644 mil 61 habitantes agrupados en cinco de las ocho regiones de Oaxaca.
De acuerdo con el Plan Invernal de Protección Civil del Estado, son los habitantes de 138 municipios oaxaqueños los que presentan un riesgo alto ante el descenso de temperaturas así como 65 municipios que se encuentran en un nivel de riesgo medio; estas demarcaciones se localizan en las regiones de la Mixteca, Sierra Norte, Sierra Sur, Cañada y Valles Centrales, siendo en partícular la región Mixteca la más vulnerable.

Se estima que 239 mil 577 de los oaxaqueños que viven en municipios urbanos de estas regiones están en un riesgo alto, pues las zonas son susceptibles a la llegada de heladas y nevadas en esta cruda temporada invernal.
Algunas de estas localidades son Chalcatongo de Hidalgo, Tlaxiaco; Asunción Nochixtlán; San Martín Peras, Juxtlahuaca; Tamazulápam del Espíritu Santo; San Antonio Huitepec, Zaachila o Santiago Tlasoyaltepec, Etla, entre otras.
Son 70 mil 104 habitantes de municipios rurales los que también presentan riesgo alto, estos están concentrados en demarcaciones como San Antonino Huitepec, Zaachila; San Marcial Ozolotepec, Miahuatlán; San Juan Atepec, Ixtlán; San Miguel Chicahua Nochixtlán o Teotongo, Teposoclula, por mencionar algunas.
Asì mismo 335 mil oaxaqueños que tienen riesgo medio están distribuidos en municipios como San Juan Quiotepec, San Mateo Peñasco, San Pedro Cajonos, Guelatao de Juárez, San Agustín Etla o Santa Maria Ixcatlán.
Salud en riesgo
Las infecciones respiratorias, neumonía e hipotermia ocupan el décimo primer lugar entre las causas de mortalidad de salud en la entidad, según señala el Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Este último padecimiento suele presentarse principalmente en recién nacidos, menores de cinco años, adultos mayores y personas en situación de indigencia.
Los Servicios de Salud informan que los casos por frío han registrado un aumento del 16% en esta temporada invernal y específicamente las infecciones respiratorias han acusado un incremento del 17%, además de 533 casos nuevos de influenza estacional, misma que, de no tratarse, deriva en neumonía.